Edición Especial Bogotá 2030 – Febrero 2019

En la versión 2018 del Índice Departamental de Competitividad, Bogotá se consolida como la región más competitiva del país, lo que refleja el buen trabajo en esta materia de la administración distrital. Sin embargo, esto es insuficiente. El mundo hoy está en una competencia entre ciudades por atraer inversión y capital humano. Por eso es necesario proyectar a Bogotá Región como la región más competitiva de América Latina en el año 2030 y que sea una verdadera Ciudad Global.

Desde ProBogotá Región estamos convencidos de que la apuesta debe hacerse en cinco frentes. El primero esta relacionado con un plan director de transporte y logística de largo plazo. El costo monetario y el tiempo de movilidad, tiene que dejar de ser un obstáculo para la competitividad. Un segundo frente está asociado con la seguridad. A pesar de que las cifras en materia de seguridad han mejorado, la percepción de seguridad no. Sólo el 15% de los ciudadanos se sienten seguros en la ciudad (Encuesta de Percepción Ciudadana 2018). Esta percepción es una barrera para atraer capital a la ciudad.

El tercer frente debe abordar el tema de planeación urbano-regional con un enfoque de largo plazo y sostenible. Dos son los temas trascendentales en esta materia de Bogotá Región: las basuras y el agua. En Bogotá cerca del 80% de los residuos sólidos domiciliarios van al relleno Doña Juana y solo el 19,5% es aprovechado para su reincorporación al ciclo productivo. Si esta tendencia continúa, para el año 2030 la región se enfrentará a una emergencia sanitaria.

Estos tres frentes nos llevan a estar seguros de que una gran apuesta de Bogotá Región debe ser la de convertirse en una SMART CITY – Ciudad Inteligente. Las aplicaciones de ciudades inteligentes ayudan a mejorar algunos indicadores claves de calidad de vida entre 10% y 30%. Pero la realidad de la ciudad es que estamos muy atrasados en esta materia. Las ciudades de América Latina, India y África tienen las bases tecnológicas menos desarrolladas. Pero lo que más preocupa es que, dentro de la región, Bogotá ocupa el cuarto lugar (McKinsey 2018).

La realidad de la transformación digital que enfrentamos nos lleva a plantear el último, y tal vez el más importante de los frentes que como ciudad región tenemos que enfrentar para poder ser competitivos, ¿cómo preparar a los trabajadores de hoy para los empleos de mañana? La evidencia mundial demuestra que la demanda de empleos de calificación y remuneración media está disminuyendo debido a la automatización. La robotización y el cambio tecnológico también ofrecen oportunidades laborales y más para nuestra región que se caracteriza por ser prestadora de servicios.

La Cuarta Revolución Industrial ya está aquí. Pero tenemos que prepararnos. Como lo planteó Nicholas Davis del Foro Económico Mundial en nuestra reciente conferencia, nuestros hijos deben aprender diferentes idiomas, incluyendo Python. No significa que vayan a ser programadores, pero deben tener la capacidad de entender la tecnología. Por esto la implementación del sistema de educación STEAM (por sus siglas en ingles), debe ser una alternativa. También debemos fortalecer habilidades blandas (liderazgo, resiliencia, empatía etc.). Sólo así se logrará que el efecto en productividad de la tecnología que plantea el Profesor Acemoglu de MIT, sea mayor que el efecto desplazamiento en la fuerza laboral.

Si avanzamos con visión de largo plazo, y bajo la comprensión que estamos en una competencia Global, nuestra Región Capital tiene oportunidades para garantizar mejor calidad de vida para las personas y al tiempo ser competitiva.*

 

*Juan Carlos Pinzón Bueno

Economista. Presidente de ProBogotá Región.

publicado en:
Dinero

Columnas Relacionadas

Comunicados de prensa relacionados